La finca perfecta, un paraíso en la Sierra de São Mamede

En 2009 adquirimos esta finca con una de las vistas más impresionantes de todo el Alentejo. A 600 metros de altitud y a pocos metros del nacimiento del río Caia, cuenta con 7,8 hectáreas de superficie total, 4,5 hectáreas de viñedos, olivos, dos huertos, todo tipo árboles frutales autóctonos, corral, jardín, y bosque, todo ecológico y todo alrededor de una casa con 11 habitaciones y una pequeña bodega y con todas las comodidades del siglo XXI – un paraíso en la Sierra de S. Mamede.

La viña


Son cerca de 3.300 pies de viña vieja con más de 100 años y varios miles de pies de viña nueva plantada a partir de 2010. Esta última es nieta de la vieja, utiliza el mismo portainjerto, el mismo material vegetal y parte de ella ha sido plantada en la zona de viña vieja para rellenar espacios.

El regreso al mundo antiguo de las variedades de uva y del vino alentejano. Una recuperación del sistema agrícola tradicional.

La viña sin alambrado contiene cepas en vaso, cuenta con un gran número de variedades mezcladas, está entremezclada con olivos y árboles frutales –al igual que todas las viñas antiguas de esta hermosa región–, e invita a dar paseos para coger frutas o disfrutar del inmenso paisaje.

Los huertos y los animales


La finca posee un espacio grande regado con tanques que la abastecen de agua durante las temporadas secas. Son nuestros “jardines de alimento”. Suministran todas las verduras al agroturismo y permiten al huésped tener momentos lúdicos de contacto con las plantas –que a veces no conoce– y recoger productos que degustará más tarde o se llevará a su propia casa.

Ovejas y gallinas patos son los animales que nos ayudan en nuestra agricultura, controlando la vegetación espontánea y abonando las tierras. También suministran esporádicamente carne ecológica de alta calidad y huevos frescos.

Las Fuentes


Son la “imagen de marca” de este Parque Natural. Hay cientos de ellas esparcidas por las 31.750 hectáreas de superficie total. En nuestra finca, cuatro fuentes recogen las aguas que brotan de manantiales y corren canalizadas en teja romana por el fondo de contra minas (túneles de piedra subterráneos) construidas a base de fuerza por los “antiguos”. El murmullo del agua vive con nosotros todo el año. Estos manantiales no se agotan ni durante los años de sequía más intensa. Es agradable oír el sonido del agua corriendo a la sombra del sol Alentejano.

La Región


El Parque Natural de la Sierra de S. Mamede

Con 40 km de largo y 10 km de ancho es el Parque Natural más habitado del país. Cerca de 30.000 habitantes de población diseminada. El “campo urbanizado” por excelencia.

Gran diversidad paisajística y florística: castañares entremezclados con dehesas u olivares, hayedos con pastoreo, huertos en las tierras más frescas, todo tipo de árboles frutales desde cítricos a cerezos y… mucha viña. Una collage paisajístico de todo el interior de Portugal. Ambiente tranquilo y relajante, clima mediterráneo/continental, geología compleja con varios tipos de suelo (graníticos, esquistosos y calizos) y mucha agua. Una isla siempre verde en pleno secano alentejano.


Estrada dos Moleiros nº15,
7300-405 – Reguengo, Portalegre
Tel. (+351) 245 201 005 • Email